miércoles, 18 de marzo de 2015

Las casas

Nunca pensé "qué ganas
de estar en mi casa". Esto
lo digo en voz alta,
mientras lo escribo, y dejo
el tercer vaso sucio
en la cocina. Nunca pensé
"por fin he llegado a casa".
Esto lo digo bajito, mientras
lavo los vasos y enciendo
un sahumerio
para no empezar a fumar.
No me gusta que la casa
quede llena de olor a humo
"pero esta casa no es mía",
repito en voz alta, y lo escribo, 
mientras el reloj de pared 
levanta ambos brazos. 
Jamás pensé
"mi casa tiene poco espacio",
"mi casa está desordenada",
"en mi casa sobran insectos".
Esto lo admito entre dientes,
corriendo las sillas, guardando
ropa arrugada, pisando, sin querer, 
una hormiga. 
Pienso "qué ganas
de estar en mi casa" 
y salgo a mirar 
los balcones vecinos.


Casas marcadas by Luis Alberto Spinetta on Grooveshark