viernes, 25 de julio de 2014

Reunión de consorcio

Debería ir, digo, a una
reunión de consorcio
alguna vez / Una vez
fui. Había que llenar
una encuesta no oficial
de un vecino sublevado,
y a mí me atrae
lo que no vale.

Imaginaba, recién,
una de esas reuniones
donde Diana Bellessi
leería sus versos
y los vecinos, desesperados,
levantarían las manos
para alentar o refutar
esa poesía / Qué absurdo.

Acaba de terminar una
de esas reuniones / La gente
sube las escaleras
arrastrando los desacuerdos,
sobre suelas baratas.
Pero algunos, los más viejos,
se detienen en el descanso
del primer piso / comentan
sobre ausencias, jubilaciones,
ruidos de jóvenes nocturnos,
una voz diurna, tempranera,
que lee
que lee versos
que molesta / pero levantan
las manos, igual, para alentar
o refutar

esa poesía.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mis amigos imaginarios y yo queremos leerte mucho más seguido. Seguí sintiendo, por favor, teniendo la amable gentileza de compartirte acá (también).


Ciruela.

La versera dijo...

Te amo, Ciruela.

(Lucho) dijo...

En esas reuniones siempre propongo hacer un glory hole en el cuarto de los medidores pero no hay caso.