viernes, 25 de julio de 2014

Reunión de consorcio

Debería ir, digo, a una
reunión de consorcio
alguna vez / Una vez
fui. Había que llenar
una encuesta no oficial
de un vecino sublevado,
y a mí me atrae
lo que no vale.

Imaginaba, recién,
una de esas reuniones
donde Diana Bellessi
leería sus versos
y los vecinos, desesperados,
levantarían las manos
para alentar o refutar
esa poesía / Qué absurdo.

Acaba de terminar una
de esas reuniones / La gente
sube las escaleras
arrastrando los desacuerdos,
sobre suelas baratas.
Pero algunos, los más viejos,
se detienen en el descanso
del primer piso / comentan
sobre ausencias, jubilaciones,
ruidos de jóvenes nocturnos,
una voz diurna, tempranera,
que lee
que lee versos
que molesta / pero levantan
las manos, igual, para alentar
o refutar

esa poesía.

martes, 22 de julio de 2014

Pequeña crítica a mí misma

Ya es hora
de desenredar los cables,
de dar vuelta la llave.
Mirá cómo se mueve
la acupuntura del tiempo
y la luz sigue su curso
hacia las sombras 
de nuevos días,
pero cuando entra
a tu casa golpea
siempre 
las mismas cosas
que generan polvo
en su pequeño infierno.
Por qué tu deseo
no sale a ver 
si existe algo más
que lo que ha encontrado,
y se esconde 
bajo las mismas hojas,
hora tras hora tras hora.
Ya es hora 
de mirar bajo la cama,
y barrer monstruos
absurdos de tanta pelusa,
el más grande cabe
en tu mano / y en tu mano
no cabe casi nada.
Ya es hora, al menos,
de analizar las puertas,
dar vuelta las llaves,
desenredar los cables. 




martes, 8 de julio de 2014