lunes, 3 de marzo de 2014

Algunas cosas no se terminan

Subimos las escaleras mirando
el trabajo de maestranza
de la señora en los pasillos.
Otra vez
sacar la basura.
Todos dejamos las bolsas
en ese cesto inmundo.
Todos los días
la basura, para siempre.
No vimos llegar el sábado
que ausenta labores.
Igual salimos y ahogamos
con olores el cuartito
de los desechos. Igual
rezongamos por el olor.
La casa de cada uno
se ha librado a medias
de lo que debe descansar
bajo tierra. Mientras, 
la señora de maestranza 
descubre vidas
bajo las bolsas negras.

No hay comentarios: