sábado, 11 de enero de 2014

Elefantes

Queríamos escribir versos 
que pisaran fuerte
y terminaron 
aplastándonos.

Amanece

Qué maravilla el escándalo
que suele hacer la noche
para conceder 
por fin 
al futuro 
la desaparición
de la primera estrella.
Hay que dejarla ser útil
Hay que dejarla ocupar un lugar
Hay que dejarla acomodarse
Hay que dejarla estar cerca
Hay que dejarla
que forme parte / también
de todas las cosas buenas

La tristeza
es la marca
de los conscientes

jueves, 2 de enero de 2014

Salí al patio y el calor
me llenó los sesos
de veranos. Pensaba
en tu boca: pequeña
capital de voces,
ciudad y pueblo
de lo que se dice en serio.
Tu lengua tibia, fértil / antes
ha estado habitada
por nombres surtidos,
para el presente
difíciles de pronunciar.

Ha de crecer un árbol
en medio de tu lengua,
ahí donde tu beso
suena a latigazo.
Rama de violencia
sutil y necesaria,
temblando decidida
a dejar que se desprenda
hasta el último
fruto maduro.