viernes, 12 de diciembre de 2014

Nosotros, los tensos

La vergüenza, 
el miedo y la tecnología
han arruinado nuestra postura.
Pronto cada hombro acudirá
al encuentro con el otro. Pagaríamos
fortunas para dominar
nuestros pulmones, nuestros puños,
el metrónomo sonando en prestissimo 
que marcan nuestras piernas.
No bajamos la guardia / todos
y todo se nos vuelve en contra.

La penúltima palabra del mundo siempre
araña una superficie demasiado sensible.
Nos rechinan las bisagras 
del entendimiento.
Preparemos los dientes

para el próximo scrum.

martes, 2 de diciembre de 2014

El crítico

Al loco del barrio
le falta una pierna.
Tiene muletas que nunca
usa. Siempre está arrodillado. 
Se sienta en la vereda,
sucio pero peinado,
junto a los negocios y habla
en un idioma extraño
con las vidrieras. Antes
extendía su mano para pedir
dinero. Ahora solamente
habla con la vidrieras
(y toma cerveza en lata).
Una noche lo vi
frente al Video Club. Hablaba
con un afiche de la película
"El crítico". Me dio pena,
lloré un poco, la verdad...
no porque hablara
con el afiche.
Me dio pena
que Dolores Fonzi
no le respondiera.

jueves, 9 de octubre de 2014

Y escupimos para abajo

El adjetivo peyorativo
que nos cuelga de la lengua 
y está a punto de caer
sobre quien sea,
deberíamos retenerlo
hasta conseguir un espejo
sinceramente dispuesto
a empaparse 
de nuestra estúpida y
absurdamente 
sentenciosa baba.

martes, 7 de octubre de 2014

viernes, 26 de septiembre de 2014

We need to rhyme

We do need friends
We do need lovers
We do need a job,
a bed, a meal, a beer.
We do... (este poema
cipayo
no está saliendo bien...
we need to rhyme)

We do need other people
to tell us we're wrong
and to kiss us
and to love us, though!
We do need, also,
the embrace of loneliness
to let us grow. We don't

need any God's law,
eternal life, the fake smile
that's bringing silly hopes.
Neither expensive clothes or cars
of those. Nor a fancy house
away from "poverty shows"
just to see our own stupid nose.

But, oh, how we need to hear some words
from that person we chose
that makes us feel like we are home.

And how we need to know, to feel,
we're still able to love, to share,
to give, to take
without fault.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Se quemó

Un día, tuve que salir bajo la lluvia
a comprar una lamparita. La que tenía
no encendía / y eso es un problema.
Cincuenta pesos salen. Básicamente,
compré una idea.
Esa noche
no cené.

Diez consejos/comentarios (in)necesarios para tocar un poco mejor la guitarra, que resultarán un rotundo fracaso y harán que vendas el instrumento, pagues tus deudas y te pongas a trabajar


1 - Dejá de querer tocar como -. Ese guitarrista no sólo toca mal sino que además canta. Canta en una banda de rock. Canta en una banda de rock adolescente. Canta y baila en una banda de rock adolescente de todo.

2 - En mis tiempos no había afinadores... había, pero no podía comprarlos. Probá afinar de oído, vos podés… bueno, no podés, te presto el afinador.

3 - Mano derecha: no toqués todo con el pulgar, "queda feo". Preguntale a Wes si no.

4 - Mano izquierda: tu meñique te odia, superalo y dominalo. Es la mano que dios te dio, por ateo.

5 - La partitura es una sugerencia, puede ser, pero el pulso existe y la arritmia no es buena para el corazón.

6 - ¡La partitura no es una sugerencia!

7 - Juntate con otros a zapar. Fijate cómo los demás siempre van a ser superiores a vos.

8 - La guitarra rítmica es lo tuyo. Tal vez. A lo mejor, cuando puedas con el punto 5.

9 - La gran cantidad de notas que tocás para improvisar en un solo compás no es mejor que dos solas bien pisadas.

10 - En lugar de estar leyendo esto, deberías estar practicando o, por lo menos, escuchando un disco de Jim Hall. 



(10 bis - Slash, sos un asco)

viernes, 5 de septiembre de 2014

Una mala persona

A la muerte le tengo
una total falta de respeto.
Si se va un desconocido,
es cierto, mi pena asoma.
Pero en seis segundos,
ya estoy sonriendo
por alguna pavada
que sucede en el momento.
Les digo a las personas
que mejor es pensar
en la vida como algo
terrible, y que allá,
en el recuerdo, se la pasa
mejor. Me miran mal,
o evitan mirarme, y siguen
con su dolor anclado
en la pregunta del "a dónde". 
Hacen bien, no digo lo contrario,
pero a veces creo que sufrir
por enigmas de ausencias
es parte de una empresa
del egoísmo más cruel
que ni siquiera cumple
con sus promesas 
de beneficios al usuario.

viernes, 25 de julio de 2014

Reunión de consorcio

Debería ir, digo, a una
reunión de consorcio
alguna vez / Una vez
fui. Había que llenar
una encuesta no oficial
de un vecino sublevado,
y a mí me atrae
lo que no vale.

Imaginaba, recién,
una de esas reuniones
donde Diana Bellessi
leería sus versos
y los vecinos, desesperados,
levantarían las manos
para alentar o refutar
esa poesía / Qué absurdo.

Acaba de terminar una
de esas reuniones / La gente
sube las escaleras
arrastrando los desacuerdos,
sobre suelas baratas.
Pero algunos, los más viejos,
se detienen en el descanso
del primer piso / comentan
sobre ausencias, jubilaciones,
ruidos de jóvenes nocturnos,
una voz diurna, tempranera,
que lee
que lee versos
que molesta / pero levantan
las manos, igual, para alentar
o refutar

esa poesía.

martes, 22 de julio de 2014

Pequeña crítica a mí misma

Ya es hora
de desenredar los cables,
de dar vuelta la llave.
Mirá cómo se mueve
la acupuntura del tiempo
y la luz sigue su curso
hacia las sombras 
de nuevos días,
pero cuando entra
a tu casa golpea
siempre 
las mismas cosas
que generan polvo
en su pequeño infierno.
Por qué tu deseo
no sale a ver 
si existe algo más
que lo que ha encontrado,
y se esconde 
bajo las mismas hojas,
hora tras hora tras hora.
Ya es hora 
de mirar bajo la cama,
y barrer monstruos
absurdos de tanta pelusa,
el más grande cabe
en tu mano / y en tu mano
no cabe casi nada.
Ya es hora, al menos,
de analizar las puertas,
dar vuelta las llaves,
desenredar los cables. 




martes, 8 de julio de 2014

miércoles, 25 de junio de 2014

La música no sirve para nada. 
No hagamos más listas, la música 
no tiene que servir, no tiene 
que hacer, no tiene que decir
nada sobre lo terrible de la vida 
ni las absurdas frases de cotillón
que todos andamos repitiendo

para delegarle esos compromisos. 

martes, 17 de junio de 2014

Nosotros, los buenos vagos

El primero (y el más importante) de los mandamientos de los buenos vagos (sí, nosotros):

A la pregunta de ¿por qué
no cumplimos con equis
obligación? responderemos
libres de culpas e inventos
religiosos:

Porque
no
me
da
la
gana

Resultado: el mandón, con gran inquietud, fruncirá el ceño, dirá algunas bobadas sobre un futuro que no es suyo y, secretamente, descubrirá más tarde que el incumplimiento de la obligación equis no afecta su vida en lo absoluto, y envidiará - también secretamente - nuestra sincera respuesta, ensayándola en silencio cada noche, mientras programa su despertador e imagina, sonriendo, a quién increpará al día siguiente.


lunes, 26 de mayo de 2014

"Nadie me ama a pesar de mí" *


¡Alguien que saque
a bailar a Alejandra!
¡Cómo hincha
con la muerte!

¿Qué clase de idiota - hombre o mujer -
fue quien no ha querido hacerle el amor?

Ella no hubiera aceptado
ese último verso
¿Qué se piensan,
que le hacía falta algo
que ya estaba (mal) hecho?
¡Pero
por favor!


*Alejandra Pizarnik en sus diarios

domingo, 25 de mayo de 2014

No es

Acabo de poner un cartucho
nuevo en mi lapicera. No digamos,
entonces, que escribir / no es
un acto de violencia.

martes, 13 de mayo de 2014

martes, 29 de abril de 2014

Querida ciudad:
me gustaría pedirte
que dejes de hablar
para poder escuchar
la lluvia.

jueves, 24 de abril de 2014

martes, 22 de abril de 2014

El hospital "Dr. Cosme Argerich"
es triste, como corresponde.
El muchacho que atiende
en la guardia me asustó
cuando le dije los síntomas:
- Hago pis verde,
como el increíble JOLK.
- ¿Por qué no vinistes antes?
No hay que dejar pasar.

Ese tono severo lo relacioné
con la imagen de una virgen
(no sé cuál de todas es)
ubicada en una de las paredes sucias
de la sala de espera,
(todas las salas de los hospitales
son de espera) cuya misericordia
lleva inscripta una nota al pie:
"Madre: no te merecemos,
pero te necesitamos".
El puesto de libros
de medicina ahí al ladito
no sabe bien qué decir.

"Si no tenemos mal alguno,
vamos al hospital a enfermarnos"
Una paciente tose sus penas
en mi campera. 
Una señora explica que el olor
a orina proviene, efectivamente,
de su pañal. Un hombre 
enchufado a algún medicamento
me calma: a mi señora le pasó
lo mismo y no era nada.

Tengo que hacer pis
en un sachet de suero
cortado a la mitad, salir
del baño sin luz con el
recipiente improvisado
un poco húmedo
y buscar a la enfermera
como si fuera a brindar
con ella / permiso, me dice,
y mete una jeringa, mientras
sostengo el medio sachet,
saca muy poco -
y me costó mucho / el resto,
me dice, tiralo en el inodoro.
Vuelvo al baño y "no hay luz"
me avisan.

Otra vez, 
con la señora incontinente, 
que deambula hace mucho
por los cuartitos del laboratorio, 
y el buen hombre empático,
que asegura que estoy bien,
ni me doy cuenta
que algo me aprieta el brazo
y me pinchan y no vi cuando 
abrió el empaque de esa jeringa
pero ya está / en dos horas
y media
pasás a buscar los resultados.

Salgo para desayunar
en un barcito que lleva
el mismo nombre del hospital,
y desde ahí miro las rejas 
del establecimiento.
Alguien ha colgado de ellas
una feria americana.
Hay camisas con hombreras,
y esas son las prendas más nuevas.
La tetera del bar está oxidada,
pero el té - me autoconvenzo - 
es el más rico del mundo.
Pagué tan poco
que me siento como en casa.

El resto fue seguir esperando
frente a la virgen
con un libro de Pizarnik
- la única im-paciente
en todos los hospitales -
sobre las piernas - porque apoyarse
contra el respaldo no da seguridad.
La señora Cotidian fue atendida
pero se pasea aún frente
al consultorio 100 de guardia.
Diez veces me hacen 
la pregunta / ¿están atendiendo? 
y señalan la puerta, con el dedo débil.
La doctora ya se va / ahora te traigo
lo tuyo.
Una mujer pasa gritando / 
¡una colaboración para la cooperadora
del hospital!
No tengo nada / salió todo bien, dice
la doctora / un poco
de anemia / fijate / a lo mejor algo 
que comiste - y se mete en el 100
como un cucú.

No llegué a dar las gracias
y no tengo para la cooperadora.
Afuera limpian por quinta vez 
la entrada de ambulancias
y el 168 me hace correr.

viernes, 4 de abril de 2014

Estaremos solas,
lo prometo.
Nadie tocará
las puertas 
de nuestra solitaria
compañía.
El sol de la mañana 
alumbrará
tu mano
como la luz clave
a la actriz principal.
No habrá 
ni la sola idea
del murmullo 
callejero,
ni el asomo
de la posible
ruidosa
visita en ascensor.
Tampoco
se quejará
la puerta
de planta baja,
ni se encenderá
ninguna voz
en el televisor.
Por la noche,
también habrá
la constante
inocurrencia 
del silencio.
La única imagen
borrosa
del pasado
en muchedumbre
se quemará 
en tu beso.
Quizás escuchemos
pequeños golpes
como dedos
en el borde
de la ventana.

Pero la lluvia
no vendrá
a inmiscuirse
en vano,


lo prometo.

miércoles, 26 de marzo de 2014

- ¿Qué es la noche?

- Es una sombra

- ¿Quién hace esa sombra?

- La hace la luna

- ¿Por qué aparece la luna?

- Porque le aullan los lobos

- ¿Cuántos lobos aullan a la luna?

- Los que la quieran ver

- ¿Y cuando ya no la quieran ver?

- Ya no será de noche aquí

- ¿Y la luna?

- Hará noches en otra parte

martes, 25 de marzo de 2014

Me esfuerzo por no quebrar el lomo de un libro

Querámoslo o no,
el continuo estrépito
de la vida siempre
camina estirando 
sus brazos
hacia lo único
que sabe hacer 
verdadero silencio.

viernes, 7 de marzo de 2014

Rutina

Estoy queriendo 
volver a la cama.
Ayer vi
demasiada gente
gritándole a un teléfono.

Son las ocho de la mañana
y estoy queriendo volver
a dormir.
Ayer vi
demasiada gente
fingiendo la vida.

lunes, 3 de marzo de 2014

Algunas cosas no se terminan

Subimos las escaleras mirando
el trabajo de maestranza
de la señora en los pasillos.
Otra vez
sacar la basura.
Todos dejamos las bolsas
en ese cesto inmundo.
Todos los días
la basura, para siempre.
No vimos llegar el sábado
que ausenta labores.
Igual salimos y ahogamos
con olores el cuartito
de los desechos. Igual
rezongamos por el olor.
La casa de cada uno
se ha librado a medias
de lo que debe descansar
bajo tierra. Mientras, 
la señora de maestranza 
descubre vidas
bajo las bolsas negras.

sábado, 11 de enero de 2014

Elefantes

Queríamos escribir versos 
que pisaran fuerte
y terminaron 
aplastándonos.

Amanece

Qué maravilla el escándalo
que suele hacer la noche
para conceder 
por fin 
al futuro 
la desaparición
de la primera estrella.
Hay que dejarla ser útil
Hay que dejarla ocupar un lugar
Hay que dejarla acomodarse
Hay que dejarla estar cerca
Hay que dejarla
que forme parte / también
de todas las cosas buenas

La tristeza
es la marca
de los conscientes

jueves, 2 de enero de 2014

Salí al patio y el calor
me llenó los sesos
de veranos. Pensaba
en tu boca: pequeña
capital de voces,
ciudad y pueblo
de lo que se dice en serio.
Tu lengua tibia, fértil / antes
ha estado habitada
por nombres surtidos,
para el presente
difíciles de pronunciar.

Ha de crecer un árbol
en medio de tu lengua,
ahí donde tu beso
suena a latigazo.
Rama de violencia
sutil y necesaria,
temblando decidida
a dejar que se desprenda
hasta el último
fruto maduro.