lunes, 22 de abril de 2013

Tren de carga


Llevamos un tren de carga 
dentro del alma
(y eso que odio la palabra
alma / la odio con el alma)
Nadie sabe, nadie quiere saber 
cuánto pesa un secreto 
con ruedas de acero.
Nadie, salvo nosotras,
que nos ponemos a contar,
pacientes, resignadas,
perdiendo la cuenta,
volviendo a encontrarla,
tomando nota,
los vagones de la otra.

A la Hora que se Duermen los Trenes by Pedro Aznar on Grooveshark

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El alma. Eso que no se ve y que está pegado a la carne. A la carne viva.
Te llevo conmigo, a todas partes, viajera de mi alma.

C.

La versera dijo...

"Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero.

Cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero."

Anónimo dijo...

Hoy, como siempre, voy a robarle a Don Julio (amigo tuyo, amigo mío):

"Me basta mirarte para saber que con vos me voy a empapar el alma."

Eso. Y esto.


C.