sábado, 22 de septiembre de 2012

¿Y eso para qué sirve?


Cómo vamos a hacer
para que la poesía
haga algo por nosotros
algo cierto
algo exacto

Qué proceso químico
transformará el verso
en pan y agua y vestido

Cuál de todas las letras
designará el día
de cobro / de la deuda
que se lleva 
siempre / impune
el ladrón que consume
una estrofa medicinal

Dónde cambiaremos
rima por transporte,
métrica por techo,
un poema cada dos
ladrillos

Cuándo la poesía
nos indicará
la hora de la cena
o la del sueño,
cuándo nos cuidará
de golpes y tropiezos,
cuándo, al menos,
mostrará un solo destino
en el pocillo del día.

Pero cómo, digan,
vamos a pensar
que le correspoden
el provecho (beneficio
y eructo),
el pragmatismo acaso
absurdamente inútil,
la sola idea / de lucro

cómo vamos a exagerar
el interés que no sobra
y afanarnos en salvarla
de las calles vacías y
los auditorios llenos
de ecos

cómo atrevernos
a solucionar su problema
ya resuelto en el desempleo

Cómo
si sabemos
que con las cosas
del alma
no se jode.

2 comentarios:

Tamarit dijo...

Leí de corrido. ¿"que con las cosas del alma", en un solo verso? "no se puede.", cerraría yo, porque el verbo joderse se sale de la tónica del resto del poema, su vocabulario.

Como ve, apreciada, me agarró ponerme en corrector. Ud. haga lo que quiera. Como siempre (se me hace) lo hace.

Respetos desde La Babía.

Mimo dijo...

Eso pensé justamente cuando decidí poner el verbo "joder". Que le haga mierda la tónica (?), incluso hasta provocar risa. La corrección es siempre bienvenida, Tam, pero el verso ha hablado ya. Me portaré bien la próxima (creo).

Lucho, sos fiel. Difícil de encontrar eso. Te abrazo.