domingo, 10 de junio de 2012

La persiana

Resulta que
para leer entre líneas
había que realizar
el minucioso ejercicio
obsceno
de introducir dedos
y abrir despacio
los espacios
entre cada fila / como espías
tras la persiana indecible.

No hay comentarios: