jueves, 17 de mayo de 2012

Nombre propio


Extraño el momento
en que tu nombre era
lo que era. Quieto,
propio, pero casi común.
Al principio así era:
nomenclatura del mundo
y por ahí tu letra,
por ahí tu apodo,
por esas cosas,
tu azarosa y mínima
fracción de identidad,
simple y repetida
sobre otras personas.

No hay comentarios: