lunes, 2 de enero de 2012

Cosas por hacer

Cortarme el pelo más corto,
masculinizar más
mis talones de Aquiles.

Limpiar más seguido mis zapatos,
sin anular el efecto de la suerte
deslizando suelas sobre el pasto.

Reinventar la escena
donde cumplen su papel
algunas palabras escritas.

Simular que aprendo
con ganas de infancia
aquello que pretendo de mi interés.

Simplificar las fracciones familiares,
comprender las ecuaciones del miedo,
del abandono, del desamor.

Iniciarme en la fe de la rutina,
conocerla, saberla de memoria,

como a un himno fácil de silbar.

2 comentarios:

Besame otra vez, Ingrid dijo...

En infinitivo las cosas pendientes. El YO está siempre en presente.
Un cálido abrazote de verano. Alberto

costa sin mar dijo...

auuuuuuuuuuuuu este y el de arriba bien alocados!!!!!!