sábado, 6 de agosto de 2011

Esta no, che.

Esta noche...
no.

(Quisiera empezar
un poema con otro verso
que fuera
otro primer verso,
que las primeras impresiones
y todo eso).

Esta noche
       me dictan –
otra vez
te tengo acá,
en el estómago.
Nada de latidos
ni crayones rojos.

Estás en mi panza,
con tus dos ojos prisma,
y así mi ombligo saca
una lengua arcoiris
que atraviesa
la penumbra de plata
-        de ella no voy a hablar.

Toda vez que esto sucede,
muero, te digo, muero
de cosquillas tan viejas
que vuelven a nacer.

La lengua vertical
con todos sus colores
me muestra un límite
y me dice que uso
mal las ideas.
Se aburre y se multiplica
y toca
las cuatro esquinas
del cuarto pentagonal.
Se burla de mí, se burla.
Yo digo que está bien,
que para qué salen
las lenguas
del ombligo
de un estómago
que contiene
tus ojos prisma,
si no es para hacer mofa
de las ideas
que intentan describir
la forma en que se llega
a semejante digestión.


2 comentarios:

lola dijo...

amo esta canción! y me encanta tu blog!!
:)

Mimo dijo...

Me alegran ambas cosas, Lola. Gracias muchas por pasar.