domingo, 29 de mayo de 2011

El saxofonista

Hola, me dijo
¿salimos?, me dijo.

Lo había conocido
sobre la madera vieja
de un viejo escenario.

No, le dije, no sé

no sé si quiero
conocerte
con las mejillas
desinfladas.

Tienen razón

Pero meterme
en mí misma
es salir

de todo.

martes, 17 de mayo de 2011

Te madrugo al pedo

Ayer viajé al pedo
esperé el tren que no tomé
al pedo
el colectivo que se llenó
al pedo

Estudiás al pedo, me dijeron
lo sé, les dije
igual mañana dejo,
y pasado agarro
al pedo, me dijeron

Llamá al profe, que debe estar
al pedo
llamé y llamé
estaba y, además, estaba
al pedo

Por la mañana hacía frío
y me abrigué tanto
al pedo
me puse lo que planché
al pedo

(Si después se me arrugó
hasta el propósito)

Porque el día se ensoleció
al pedo
y prolijamente pensé en vos...
sí, carajo
pero cuidado, ojo

eso no, eso ni,
eso nunca se arruga.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Dos y cuatro

Es el olor a estreno
de prendas que no compro,
que mi madre se empeña
en regalarme
porque “descuajeringada
andás”, me dice.

Es treinta y tres veces
el saludo y treinta y cuatro
el agradecimiento

Son libros presumidos
en bolsitas enmoñadas
en celofanes caprichosos
Salgan, salgan, les digo
que quiero leer
que quiero hojear, oler
quiero
no hay tiempo, viene
un cuñado inmaduro
a quebrarme una oreja
gesto pasado de moda
la mano fría ¡la mano!

Es notar el cambio neutro
Crecer no se puede más
cincuenta, cincuenta y cinco
puntas de pie, simio, dale
para el flash.

Es notable el cambio neutro
Cosas que logré 
en el tiempo ventitrés
Logré dejar uñas enteras
Dije más de lo que debí decir
Dije menos de lo que quería
Dije dame, dije di, dije pavadas
Dije café ¡y jugo y té!
Quiero todavía hojear, oler
Leer quiero
No, dejá el papel
para otro regalo...
Años en eso
¿Cuántos?
No importa, dejá en paz
mis orejas.

Son treinta
y tres abrazos

Y treinta
y cuatro brazos
y quiero dos

Feliz ¡cuidado!
Pero, che...

Es la mancha
violácea
que siempre muestra
la misma forma.

jueves, 5 de mayo de 2011

La sesión (año y medio) - Promiscua

Pongámoslo así, Martinez:

Me pasa que
me acuesto todas las noches / con un poema distinto
pero al otro día amenezco siempre
enamorada del mismo

Me acuesto y les manoseo / nos manoseamos
todos los sentidos
pero me duermo siempre (y sueño)
pensando en el mismo

- O la misma...

- (Predecible, Martinez) No, no, EL poema...

- LA poesía, Marie. Es claro que es el género, Marie.

- (No me digas Marie) ¿Porque es poesía?

- Además, Marie, además.

domingo, 1 de mayo de 2011

Aglomerar

Voz sobre 
vos
en el cuarto
verso del verso

Grito sobre 
grito
en la estructura
del silencio

Carta sobre 
carta

Y

Sobre 
  sobre 
    sobre