viernes, 1 de abril de 2011

En efecto

Consuela saber que después 
nos reuniremos todos a revisarnos 
el cuello, los hombros, los tobillos,
la cintura; a decirnos, mirá, 
ahí tenés morado, 
y yo tengo amarillo, 
y ella tiene un verde inmaduro.

¿Después de qué?

Después de que vengan 
esas palabras 

a mordernos.

2 comentarios:

Besame otra vez, Ingrid dijo...

EL POEMA RECREA UNA HERMOSA FORMA DE COMUNICARNOS: LA PIEL después la palabra que, tal vez, se equivoque
ALBERTO

lola dijo...

muy lindo muy!