viernes, 16 de julio de 2010

2008 - Segundo cuatrimestre

Cuando te conocí, me arrojé a buscar lo que te definía para saberte mejor que nadie. Dediqué mis días a la hermenéutica de tus poemas y de todo lo que decías también en tu fantástico lenguaje cotidiano.
Era seguro que guardabas los secretos como pelusitas bajo la cama. Hoy me duele que hayas cambiado el lugar... ya no tengo noción de qué espacio comenzar a barrer.

2 comentarios:

Mimo dijo...

¡Vi una foto tuya muy bonita! Estabas bebiendo de tu gran taza.
Te envío tantos besos, tantas veces...

Natalia dijo...

Muy lindo! yo estoy experimentando algo parecido con una ruptura amorosa...
Saludos y pasáte por mi blog (ahora "Casiopea")