martes, 30 de marzo de 2010

Confesión IV

Me gustaría hablar de vos y de mí, pero sobre todo de vos. Hace más de un año... hablar así, lisa y llanamente, sin tontos giros líricos, sin metáforas ni alusiones a cosas extravagantes. Así, vulgarmente, abiertamente, como quien dice "soy esto" y ya con eso se desnuda para que lo examinen con rigor pero sin la menor desconfianza.
A calzón quitado, sin pelos en la lengua (o con varios, no importa). Si pudiera, diría ciertas cosas de tal forma que hasta el mismísimo Marqués de Sade se sonrojaría; y otras podrían caber en un grafiti o en un pasacalle, o podría entenderlas un niño de meses.

Ah, si pudiera hablar de vos así nomás, " a la que te criaste"... y, sabés, a mí me han criado tan pero tan mal...

No hay comentarios: