viernes, 5 de febrero de 2010

Lo que yo veo
es esto
un constante ajetreo
estúpido de mi nervio
Un bailarín comediante
desgarbado dando brincos

¿Y por qué es eso?
Porque todo lo que se te pierde
va a parar
a mi cabeza.
Tengo, por ejemplo, tu pulsera
anudándme los sesos
Tus llaves cuelgan de mis orejas,
llevo tu paciencia
de sombrero.

Y por eso mi nervio
es un juglar grotesco
que con gran afán recoge
lo que vas dejando tirado.

1 comentario:

Claudio Ariño dijo...

Que buen poema, Mimo, pero dibujar, ni loco, se reiría de mi toda la humanidad.
Claudio