miércoles, 17 de febrero de 2010


Casi al mismo tiempo que los árboles
distingo lo que me sobrevuela
Consigo dar a luz
una sombra cada nueve meses
Cuando muevo los dedos
suelto las hojas muertas
Qué extraña forma tiene
de sacudir las conclusiones
quien, como un árbol
para sostenerse
echa sus pies bajo tierra

No hay comentarios: