domingo, 20 de septiembre de 2009

Uno ve tanto anhelo en cobre
cuando quiere mojarse los pies...
Pero suele hacerse notar
el que no cree en esas fuentes.
Siempre hay algún botón de madera
sumergido en medio
que lo observa todo
con sus cuatro ojos.


Mariela Lanús
19 de septiembre del 2009

No hay comentarios: