domingo, 20 de septiembre de 2009

Cada vez que destapo mi pluma
hay una flecha que retrocede
y señala un blanco
al que no suele atinar.

1 comentario:

Mocosa dijo...

Qué lindo...

Creo que es el jardín.. Homero ladra taanto y siempre insistís en matarlo. Que no sea una flecha asesina yo espero entonces...