martes, 21 de julio de 2009

Destrocé los tímpanos de un jarrón
aventando en su interior
insultos como flechas

Ahora llevo mi boca limpia y libre
en una mano

y el jarrón, por si acaso,
frágil y al acecho
en la otra.

4 comentarios:

Limada dijo...

geñal.

Jairo Rojas dijo...

de cuando en cuando es bueno llevar el jarrón. Muy bueno

inx dijo...

Me encanta, pero de vicio te sugiero:
y el jarrón, por si acaso,
en la otra
frágil y al acecho.

Mimo dijo...

Limada: Güeno!

Jairo: ¡Y todavía no se rompe!

inx: Merci.
Es cierto que de la manera que sugiere se entendería mejor.