jueves, 16 de abril de 2009

The traveler blues

Traté novenas, séptimas pero

tres cadencias circulares, redundantes,

tramaban un final de vueltas en triciclo.

Treparon mis dedos hasta la sexta y allí

tronaron bajos hambrientos que lamieron el suelo.

Trina la primera, ave pequeña que se deshace y se hace

trizas ni bien nace, en la cintura de la guitarra,

trono de madera donde se sientan y gobiernan las sombras.

Traduce el tiempo sus claves, trucos que juega la memoria

traicionera… y otra vez

trastea tu ausencia en el mástil donde flamea mi bandera azul.


Mariela Lanús

16 de Abril del 2009

1 comentario:

Andres dijo...

¡QUE LINDO ES LEER A RITMO! Y que lindo es leer a ritmo, y escu-pensar en una musica al mismo tiempo. GRACIAS POR ESO... Y yo la toque en LAM7...