viernes, 13 de marzo de 2009

Con las manos abiertas (Juego con carbón)

Algún día vamos a volar

con las manos abiertas,

con las manos negras.

Entonces, manchando las nubes,

algún ave descubrirá

quiénes somos

descifrando nuestras huellas digitales.




5 comentarios:

Mimo dijo...

Y de paso se lo dedico a la rana.

Anónimo dijo...

jejeeje
dichosa la rana por la dedicatoria, por el título y por q de alguna forma...estuvo ahí...
= )

(hermosa la foto, juegue más seguido!)

Ojaral dijo...

Pasa que las ranas son muy tímidas, vio? En cuanto a los pájaros, quién sabe que teoría extraña inventarán para justificar la presencia de esas marcas en su mundo aéreo.
Para ser un juego está muy bien jugado, che. Lindo, lindo.
Saludos!

Mimo dijo...

Anónimo: Dichosa quien dedica y juega a larga distancia con la ranita.

Ojaral: Es cierto que las ranas son tímidas (también son muy inteligentes). Qué bien que le gustó el jueguito. ¡Salud!

nico topadora dijo...

El viento se termina de llevar todo lo que alguna vez hubo o fue.
El carbon, como fuente de calor es satisfactoria. Pero,como usted lo comprobó, no logra cumplir las caracteristicas fisica para dejar un grito en el viento.
De todos modos, en algun lugar se escuchó.