jueves, 19 de febrero de 2009

Algo

hay algo aburrido
algo dormido
dudando en el aire
o no
no hay aire
hay un silencio rebotando en las paredes
y las cenizas de la noche
iluminan el picaporte

eso es todo
una molestia
una incansable certeza de saberse nulo
de saberse olvidable
tan facilmente olvidable
irrelevante, rendido al tiempo
a la construccion automatica
de lo que seremos mañana
al salir a la calle

hay un algo
un algo que despierta los ojos
y los abre al insomnio
una gran nada que se reparte las letras
que nos presionan audaces el pecho
en horas desertoras como estas

Couto, M. Noelia
(Gracias, Noe, por prestarme tus letras)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"eso no es arte"
jejeje
gracias a usted por leerme, mi unica y mejor lectora!jeje
siga pegando sus poemas que son MUCHO MEJORES q los mios!
besote!

Ojaral dijo...

Hermoso. De verdad os digo que hay ahí un poeta.
Lindo, lindo.
Saludos!

Francisco dijo...

Exacto!

Al escribir, me siento feliz por saber que no voy a cambiar el mundo. Esa nada me da un golpe fresco que me hace pensar en el presente, en el hombre, en la nada (o el presente), en el tránsito que soy.

En la paz que me da visitar el mar que otros ya vieron, que me olvidará cuando me vaya.

Con el universo estamos a mano, entonces.

Francisco.

Mimo dijo...

Pues sí! ¡Yo lo releo y me sigue gustando mucho!