miércoles, 24 de diciembre de 2008

Universario de la uniprosa

La inerte contraprisa me desocupa. Esa afirmación renegada me detonaba los ex-sesos. Ahora y más tarde no podré dejar de subcaer hasta el postabismo. Enmimismada, busco las multiletras preinventadas que confiesen mis deseos de remudar mis pies a las cosmorillas, a las costántricas peninsulares incruzables. ¿Cómo desinterpelar al cielo más alto sobre mi antedestino? Yo no quiero el desrrecuerdo del mar sino la ultravisión inmediata de lo transmarino. Pero no. Pero nunca. La bi-virginidad de mis ojos ya es presagiable. Este descanso cansino, pro-hogareño, insumergible, antioceánico, desincitante, uniformemente hiper-rutinesco.


Lanús, Mariela
23 de Diciembre del 2008

1 comentario:

Mocosa dijo...

Re-quete pre-sumible tu nada pre-visible pro-sa!