viernes, 18 de julio de 2008

Estos días

Estos días pesan
como un gato adormecido
sobre mi cabeza.
Son olas que me arrastran
hacia el mediodía-alta mar,
hacia la noche-orilla.
Soy una rama deshojada,
un mensaje sin destino.
Estos días son disfraces
que descubren
lo mejor de mis defectos,
que develan
lo peor de mis virtudes.
Estos días tienen sus manos
sobre mi boca
y se abrazan a mi cuello.
Son siestas eternas, melancolía
de un niño que se arrebuja
contra su madre,
acaricia con sus dedos pequeñitos
las sienes del mundo
para calmar al felino molesto
con el peso del sueño
y el metrónomo de los segundos.